¿Cómo se exploran los hidrocarburos?

 
El primer paso para la detección de hidrocarburos es obtener fotografías aéreas o satelitales de una superficie determinada, con lo cual se elaborarán mapas geológicos con las características del territorio (vegetación, topografía, corrientes de agua, tipo de roca, fallas geológicas, anomalías térmicas, entre otras particularidades).
Este primer paso, sumado al empleo de magnetómetros y gravímetros, permite a los exploradores detectar in situ la presencia de mantos sedimentarios (depósito del hidrocarburo) y determinar la densidad de las rocas del subsuelo.
 
Para conocer con mayor exactitud la presencia de trampas -lugar donde se queda atrapado el hidrocarburo- se aplica la sísmica en el subsuelo, que consiste en crear temblores artificiales mediante pequeñas explosiones subterráneas que se captan y registran en una estación receptora, con ayuda de los llamados «geófonos».
 
Dicha información, genera un mapa del interior de la tierra que analizan los geológicos y geofísicos, quienes determinarán dónde se deben perforar los pozos exploratorios y confirmar la presencia de hidrocarburos.
 
Durante las perforaciones exploratorias realizadas en el área, se suele adquirir información acerca de las características de las formaciones rocosas que se van atravesando mediante el análisis de los recortes de las rocas y con perfiles eléctricos que se toman. Además, mediante la toma de testigos o núcleos, se puede determinar las características del hidrocarburo hallado por las muestras de roca extraída dentro de la tubería de perforación.
 
Una vez confirmado el hidrocarburo detectado, se procede a instalar tuberías de acero en el pozo para extraer el petróleo del subsuelo, luego para se tiende tuberías para trasladar el petróleo (oleoducto) o gas (gasoducto) hasta un punto de almacenamiento y luego es transportado hasta la refinería, donde ese petróleo crudo se somete a un proceso de destilación o separación física, y luego a procesos químicos para extraerle combustibles como la gasolina, y petroquímicos como polietileno, benceno, etcétera, que luego serán comercializados.
 
 

« »
Puedes dejar una respuesta, o seguir desdes tu sitio web.

Deje un comentario