Sistemas de transporte de Gas Natural

El Gas Natural se transporta mediante ductos hacia las ciudades para su consumo domiciliario, industrial o vehicular, o hacia centrales termoeléctricas para su utilización en la generación de energía eléctrica. Sin embargo en algunas ocasiones, por temas de distancia y costo, se utilizan otras formas de transporte como los buques metaneros o los gasoductos virtuales.

El transporte por gasoductos, es la forma más conocida y usada de transporte del Gas Natural a gran escala. Los gasoductos pueden unir distancias de hasta 3000 km, aproximadamente, y suelen tener una red de ductos que se conectan al ducto principal con el fin de abastecer a las poblaciones cercanas a la trayectoria del mismo. En el caso peruano se tiene un ducto de transporte de gas que parte de la selva de Cuzco hasta Lima (729 kilómetros). En el año 2011 se transportó por este medio alrededor de 28 millones de metros cúbicos por día, de los cuales 37% era destinado al mercado local como generadoras eléctricas,  industrias, consumo residencial y estaciones de servicio de Gas Natural Vehicular (GNV) y el resto a la exportación de Gas Natural Licuefactado (GNL). En el 2012, la demanda local ha aumentado a 45% de un volumen diario de transporte de 33 millones de metros cúbicos. Para darnos una idea, cabe indicar que un taxi que usa Gas  Natural como combustible consume 10 m3 por día.

Otro sistema es el de  transporte en  Buques Metaneros estos son usados cuando las distancias son bastante amplias entre el punto de producción y el de consumo. En este caso la opción de la construcción de un gasoducto llegaría a ser demasiado costosa. Estos buques metaneros cuentan con tanques especialmente acondicionados para mantener el GNL a la temperatura indicada y transportarlo de manera segura. Uno de estos buques metaneros puede transportar hasta 170 mil metros cúbicos de GNL.  En el caso peruano, la utilización de este sistema de transporte se usa de manera exclusiva para la exportación, la misma que comenzó desde mediados del 2010. A la fecha se realizan entre 4 y 5 embarcaciones de este tipo por mes.

Este sistema consiste en el transporte terrestre de Gas Natural, conocido como Gasoductos Virtuales es usado en distancias relativamente cortas utilizando camiones especialmente acondicionados para este fin. Existen diversas tecnologías desarrolladas en este campo que permiten  bastecer a lugares cuya demanda resulta pequeña y no justifica económicamente la construcción de un gasoducto.

Hay dos opciones de hacer uso de este transporte:
a) Usando Gas Natural Comprimido (GNC): cuando lo que se transporta es el Gas Natural que se comprime al someterlo a grandes presiones (de allí su nombre), logrando que su volumen se reduzca en 100 veces. La ruta del camión es lo que llamamos Gasoducto Virtual. Una vez en su destino, el GNC es descomprimido para su posterior uso en plantas industriales o comercialización en estaciones de Gas Natural Vehicular (GNV). A la fecha, nuestro país cuenta con tres estaciones de servicio que usan este tipo de transporte para su abastecimiento: una en Ica, otra en Chiclayo y una en Piura.

b) Usando Gas Natural Licuefactado (GNL): Para este sistema de transporte se replica lo indicado en el caso buques metaneros, debido a que se enfría el Gas Natural a -161°C, convirtiéndolo en líquido (GNL) y reduciendo en 600 veces su volumen. Al igual que en el caso anterior, el transporte de GNL constituye un gasoducto virtual.  Debido a su mayor reducción de volumen frente al GNC, esta opción transporta un mayor volumen hacia puntos distantes. Sin embargo, para que su uso sea viable, es necesario contar con plantas de regasificación en las zonas de destino, para su posterior uso y distribución final como Gas Natural a través de una estación de servicios (GNV) o de una red de distribución domiciliaria.

En el Perú el transporte de GNL en camiones viene siendo desarrollado a través de iniciativas
promovidas desde ProInversión así como de la asociación Repsol-Petroperú. El GNL se obtendría
del procesamiento del gas natural en la planta de procesamiento Melchorita en la costa peruana al
sur de Lima y se transportaría hacia diversas ciudades del sur del país en distancias de hasta
1,100 km. Por otro lado, como se indicó anteriormente, esta opción requiere de una infraestructura que permita convertir el GNL a Gas Natural en el punto de llegada de los camiones (infraestructura que se tendría que desarrollar). Al respecto, ProInversión tiene el encargo de apoyar el programa de
masificación del Gas Natural, para lo que concesionaría el servicio de abastecimiento de hasta 20
ciudades de provincias por un lapso de 20 años (para abastecer industrias, consumidores
residenciales, etc.).

Como observamos, el dinamismo en el consumo de un producto no solo depende de un precio
competitivo en comparación con sus otras alternativas, sino también de mejorar sus accesos y canales de distribución. Esta es una tarea pendiente, que requerirá de importantes montos de inversión para  llevarse a cabo.


« »
Puedes dejar una respuesta, o seguir desdes tu sitio web.

Deje un comentario