Remediación de pasivos ambientales

Según la normatividad que rige las actividades de hidrocarburos en nuestro país, las empresas antes de realizar cualquier actividad en sus áreas de influencia identifican el estado actual de la calidad de los suelos, a través de estudios de muestreo. Esta información es pública y se remite a las autoridades ambientales a través de los Estudios de Impacto Ambiental. Este levantamiento de información previo, permite identificar la calidad del suelo y los impactos existentes con anterioridad al inicio de las operaciones de hidrocarburos.

Una vez iniciada las actividades de instalación y operación de hidrocarburos las empresas realizan constantes monitoreos a fin de preservar la calidad de los suelos de las áreas de influencia, y para ello se establecen metodologías, frecuencias y reportes de muestras, que luego de ser analizadas integran una base de datos, que son reportadas a su vez a las autoridades competentes. Asimismo las empresas de este sector cumplen rigurosos parámetros ambientales que implican un cuidado muy exigente de la calidad de los suelos a través de las normas que regulan los vertimientos, el tratamiento de residuos sólidos, las especificaciones técnicas para el almacenamiento de hidrocarburos, los Planes de Manejo Ambiental, los Planes de Cese, los Planes de Cese Temporal, los Planes de Contingencia, y otras medidas adicionales de prevención, mitigación, corrección y compensación de los impactos que puedan generarse. Esto se realiza durante las fases de construcción, operación y mantenimiento del proyecto o actividad hidrocarburífera.

Finalizadas las operaciones en las áreas de influencia, las empresas de hidrocarburos ejecutan un Plan de Abandono presentado y aprobado previamente por las autoridades competentes. Este instrumento de gestión ambiental exige realizar las acciones que sean necesarias para implementar el reacondicionamiento de las áreas intervenidas con la finalidad de dejarlas en condiciones apropiadas para un nuevo uso.

Debemos resaltar que realizar correctamente la identificación de la calidad del suelo al inicio de actividades de hidrocarburos resulta vital, pues permite que los instrumentos de gestión ambiental mencionados tomen en cuenta los impactos generados por las actividades propias y las ejecutadas con anterioridad (también llamados Pasivos Ambientales), de manera que el monitoreo y remediación de suelos tenga resultados satisfactorios.


« »
Puedes dejar una respuesta, o seguir desdes tu sitio web.

Deje un comentario