LAS REFINERÍAS

Es conocido que el petróleo crudo no puede ser usado directamente, salvo algunas veces como combustible primario, razón por la que el petróleo luego de ser extraído del subsuelo debe ser procesado en las refinerías. Es la intención del presente Informe Quincenal, la de explicar de forma sencilla el proceso de refinación de petróleo.

El proceso productivo básico (Destilación Primaria)
El petróleo está compuesto por diferentes cadenas de carbono que permiten obtener distintos productos. Así, cada cadena tiene características particulares y se pueden separar por procesos físicos al ser sometidos al calor. De allí que el proceso básico de las refinerías consiste en separar (fraccionar) estas cadenas mediante el proceso de ebullición o también denominado destilación.

El petróleo crudo ingresa a la unidad de destilación primaria a través de un horno  especial, donde se le somete a altas temperaturas (hasta 400 °C) que lo convierten en vapor. La salida del  horno se encuentra conectada mediante una tubería a una “torre de destilación primaria” o “destilación atmosférica”, la cual es un equipo vertical con arreglos mecánicos interiores que permitirán un fraccionamiento (separación) de los diferentes productos.

El producto (vapor) proveniente del horno ingresa a la torre de destilación, en cuyo interior la presión es cercana a la de la atmósfera. Ahí se controlan las temperaturas en los diferentes puntos de la columna, lo que ocasiona que los vapores más livianos asciendan a la parte superior y los más pesados queden en el fondo obteniéndose así los distintos productos, tal como se muestra en el gráfico.

La torre de destilación tiene en determinados puntos o ubicaciones, compartimentos denominados bandejas o platos, que permiten extraer  el producto obtenido a cada una de esas temperaturas (alturas). Finalmente, en el fondo de la torre quedará aquel producto que no alcanzó a evaporarse en este primer proceso y que se denomina “crudo reducido”.

¿Que son las refinerías de petróleo?
Son complejos industriales cuyo trabajo consiste, en separar físicamente y someter a procesos químicos determinados (cuando es necesario), la gran variedad de componentes que contiene el petróleo crudo. El proceso consta de varias etapas, por lo que es común observar en las plantas numerosas torres, equipos y tuberías.

Cada refinería posee un esquema de procesamiento  particular, acorde a su tecnología y capacidad. Así, el nivel de complejidad de una instalación determina el grado de aprovechamiento que se logra de cada barril. Además, en función al tipo de petróleo que puedan procesar, tendremos aquellas refinerías que reciben petróleos ligeros, petróleos pesados o una mezcla de ambos.

¿Qué productos se obtienen?
Si tuviéramos que ordenar los productos factibles de obtener de este proceso, empezando por aquellas cadenas más ligeras (logradas en las partes altas de la torre) y por tanto de más fácil vaporización, tendríamos lo siguiente:

Naftas – por lo general son utilizados como solventes en pinturas y productos de lavado al seco o de secado rápido. También se tienen los productos para mezclar u obtener las gasolinas. Todas tienen temperaturas de vaporización inferiores al las del agua, lo que explica su proceso de evaporación tan rápido.

Kerosene – es un líquido liviano pero más pesado que la nafta. En determinados países, es uno de los combustibles hogareños más utilizados, cuando a este producto se le somete a determinados procesos se obtiene  el Jet Fuel o combustible de aviación.

Diesel – es un tipo de combustible derivado del petróleo que es más viscoso y pesado que el kerosene y la nafta, es ampliamente usado en el transporte y procesos productivos (como en las calderas, por ejemplo)

Aceites pesados – son utilizados como combustibles en plantas de generación de energía, en la industria, en barcos, etc.

Aceites lubricantes – requieren un procesamiento adicional para fraccionarlos. Estos no se vaporizan a temperatura ambiente. Los hay desde muy livianos hasta más pesados, pasando por diferentes viscosidades, desde el aceite de motor hasta los aceites pesados hipoidales para lubricación de cajas de engranajes y diferenciales y grasas semi-sólidas.

Ceras y asfaltos – son aquellas que tienen características de sólidos, como por ejemplo las ceras parafinadas y los bitumenes asfálticos utilizados en las carreteras.

Procesos complementarios
Algunos de los cortes (productos) obtenidos de la columna, ya son productos finales y pueden ser consumidos directamente, como el kerosene y el diesel  mientras que los demás y el crudo reducido deben pasar por otros procesos para obtenerse los demás derivados del petróleo.

Por ejemplo:
• La torre de «destilación al vacío» – recibe el crudo reducido de la primera etapa y obtiene gasóleos pesados, bases parafínicas y residuos.
• La Unidad de Craqueo Catalítico o Cracking (FCC) – recibe gasóleos y crudos reducidos para producir fundamentalmente gasolina y gas propano.
• Las unidades de Recuperación de Vapores – reciben gases ricos de las otras plantas y sacan gas combustible, gas propano, propileno y butanos.
• La planta de mezclas – recibe las distintas corrientes de naftas para obtener la gasolina motor, extra y corriente.
• La unidad de aromáticos – recibe nafta y produce tolueno, xilenos, benceno, ciclohexano y otros petroquímicos.
• La unidad de parafinas – recibe destilados parafínicos y nafténicos para sacar parafinas y bases lubricantes.

Al final de todo el proceso de destilación quedará combustóleo, también denominado fondo del barril, ya que es lo último que se obtiene del petróleo.

Cabe indicar, que aunque es fundamental tener en cuenta las particularidades operativas de cada refinería, por lo general son las gasolinas para motor el producto principal que se obtiene de ellas. Así, comúnmente por cada barril de crudo que ingresa a la refinería alrededor de la mitad será convertido en gasolina.


« »
Puedes dejar una respuesta, o seguir desdes tu sitio web.

Deje un comentario